UCRANIA: EL PARAISO DE LA EXPLOTACION SUBROGADA

Un artículo de Rebeca Torres @lamalpagada2

Ucrania, país del Este de Europa, antiguo miembro de la URSS, que cuenta actualmente con una población en torno 42.300.000 habitantes, de las que casi 22.900.000 son mujeres. Aproximadamente el 60% de su población vive por debajo del umbral de la pobreza. La situación económica de las mujeres es alarmante, en el periodo comprendido entre el año 1994 y el año 2000 un 80% de las personas despedidas fueron mujeres y las que tienen un trabajo remunerado, tienen sueldos paupérrimos y sin ninguna estabilidad. A todo lo expuesto habría que añadir la inestabilidad política generada por el conflicto de Crimea, el que ha provocado, según fuentes de las Naciones Unidas, 10.300 muertos.

No resulta extraño, ante esta cuanto menos incierta realidad, que los vientres de alquiler se hayan convertido en un fructífero negocio en este país. Las clínicas ucranianas consiguen captar a las madres gestantes a través de anuncios en la prensa, en los que se les ofrecen hasta 12.000 euros, en un país en el que el sueldo medio es de tan sólo 144 euros mensuales.

Las empresas de gestación subrogada aconsejan sin complejos elegir este destino para comprar un bebé, por su precio más económico y los nulos derechos de la gestante. Las grandes ventajas legales del paraíso reproductivo ucraniano es que el certificado de nacimiento se expide a nombre de los futuros padres inmediatamente después del nacimiento de la niña o el niño y que la gestante no tiene ningún derecho legal a ser considerada como la  madre legal del niño que salió de sus entrañas. Los alquiladores de su útero, son los únicos que tienen derecho a ser considerados padres legales.

Existen incluso paquetes vip que incluyen por 49.900 euros: número ilimitado de intentos para que el embarazo se lleve a término, canastilla ,elección del sexo del bebé, aborto en caso de malformaciones…

Toda la protección se otorga a los deseosos padres por contrato. Sorprende que no se soliciten los mismos requisitos que para la adopción internacional, como el certificado de penales o un certificado médico de idoneidad. Únicamente deben de ser una pareja heterosexual casada y, que la mujer acredite por informe médico que no pude ser madre. No importa si el papá o la mamá tienen una enfermedad crónica o si son psíquicamente inestables.

Por contra, la gestante se convierte en un horno que cocina durante 9 meses el bebé deseado. En cualquier momento puede recibir la visita de personal de la empresa coordinadora del alquiler, para controlar que cumple lo estipulado en el contrato de subrogación. Este documento anula por completo los derechos de las mujeres. Se le puede obligar a abortar si el niño tiene alguna malformación, que se le practiquen una cesárea para minimizar su vínculo con el bebé… El incumplimiento contractual de la gestante conlleva su castigo: devolver las cantidades percibidas, incluso si sufre un aborto espontáneo.

A pesar de los riesgos físicos y psíquicos que supone para las mujeres ucranianas ser madres gestantes, llegan a verlo como la única solución para subsistir ellas y sus familias. Mujeres como Ana Lázaro Bosch Ludmila que con 26 años ha estado cuatro veces embarazada: la primera vez de su hija y las tres restantes por contrato. Su marido tiene una minusvalía que le impide trabajar y sin los ingresos recibidos por alquilar su útero no podría alimentar a su hija.

Estas mujeres tienen nombre, tienen rostro, tienen una familia y son cosificadas hasta el extremo más nauseabundo. Se anulan sus derechos y se pone en riesgo su salud, pero no importa. Unos se enriquecen y otros consiguen su bebé anhelado. A quién le importa lo que pase con ellas. No son mujeres, son úteros. Son tierra fértil donde plantar la semilla. Después llega la recolecta, se les paga por los trabajos prestados y todos contentos. Es una mera transacción, es comercio, esesclavitud.

Intentan engañarnos con expresiones eufemísticas como gestación subrogada o maternidad por sustitución. Pero la realidad es que sólo puede haber un interés en legalizar los vientres de alquiler: el económico. La explotación de otro ser humano siempre ha sido un gran negocio.

El capitalismo salvaje nos bombardea con la idea de que todo se puede comprar por un precio más o menos elevado. Como sociedad, como Mundo, como mujeres, como hombres no debería existir ningún dilema sobre esta cuestión. Los derechos humanos de las mujeres y los bebés siempre deben prevalecer sobre los espurios intereses mercantiles.

Que no enarbolen la bandera de la libertad individual. El libre albedrío no ampara el explotar a otro ser humano. La libertad individual tiene como límite inquebrantable los derechos y libertades del resto de la Humanidad.

Incluso aunque no mediase contraprestación económica, no dejaría de ser una forma de explotación regulada por contrato, en la que la mujer renunciaría a sus derechos. Además que los que defienden su regulación en su versión altruista obvian que no habría en los países de origen mujeres suficientes dispuestas a hacerlo, con lo cual el círculo se cerraría y se volvería a acudir a países como Ucrania, con una legislación más complaciente y donde, como se ha expuesto, la situación de la mujer es dramática en muchos casos

Entiendo el feminismo como un movimiento global e intergeneracional, la explotación de cualquier mujer en cualquier lugar del Mundo no nos puede ser ajena. Unos de los retos de nuestros tiempos es impedir que se extienda y normalice la esclavitud de las mujeres desde un discurso Patriarcal y Neoliberal, porque no somos vasijas ni se nos puede comprar o alquilar.

FUENTE: MUJERES LIBRES
Anuncios

Acerca de Asamblea Popular 15M Villa de Vallecas

Asamblea Popular de Villa de Vallecas perteneciente al Movimiento 15M
Esta entrada fue publicada en Difusión, Feminismos, GT Mujer VVK. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s